Artículo de opinión de Beatriz Correas

 

Beatriz Correas Suárez, Concejal de Ciudadanos Ayuntamiento de Las Palmas de Gran canaria

Beatriz Correas Suárez, Concejal de Ciudadanos Ayuntamiento de Las Palmas de Gran canaria

Se lo dijo el responsable del grupo de reflexión, D. Rafael Bolívar. Se lo dijo D. Benito Cabrera, nombrado por el propio alcalde para emitir informe sobre Emalsa. Ahora se lo dice el informe pericial solicitado por el juzgado, y, ¿Qué hace el tripartito? Al primero lo ningunean, tachando de farsa el trabajo realizado; el segundo lo esconden, porque no les gusta lo que dice; y el tercero todavía no tenemos conocimiento de lo que opinan, pero viendo su gran interés por pagar la totalidad de las facturas pendientes e, incluso, intervenidas en el ayuntamiento, dudo mucho que se les pueda convencer de la necesidad de ejercer, de una vez por todas, su responsabilidad como alcalde de la ciudad de Las Palmas de Gran Canaria y ponerse del lado de los ciudadanos y no de los socios privados de Emalsa, que es lo que ha estado haciendo hasta ahora.

Llevamos manteniendo una compañía mixta de aguas que, ni tan siquiera, ha sido capaz de completar el ciclo integral del agua, ya que de todos es sabido que el agua depurada no se reutiliza, sino que directamente se envía al mar.

La Empresa Mixta de Aguas de Las Palmas (Emalsa) está alegando la imposibilidad de mejorar la situación de sus trabajadores a que el Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria no le paga las facturas, pero ¿Qué es lo que ha dejado de cobrar? Sólo el saneamiento, ya que el resto lo pagamos en el recibo del agua, lo pagamos todos.

Pero Emalsa no realiza el saneamiento, lo tiene subcontratado a Sercanarias (empresa de los socios privados de Emalsa), y por lo tanto, quien ha dejado de cobrar es la subcontrata. ¿O no? ¿Está Emalsa pagando a Sercanarias sin que el ayuntamiento le haya abonado las facturas? ¿Antepone el beneficio de los socios privados, únicos dueños de Sercanarias, a los de los propios trabajadores de Emalsa?

Y, es aquí, en el saneamiento, donde se aprecian las mayores irregularidades, donde todos los expertos ponen en duda dicha contratación, donde se duda de que el servicio se esté realizando en su totalidad y de forma correcta.

El grado de cumplimiento en la limpieza de nuestra red de alcantarillado se estima, según los expertos, en torno al 18,57%. Esto quiere decir que bajo el compromiso de limpieza de 700 kilómetros anuales, ellos han limpiado unos 186. No les extrañe los malos olores y el rebose de arquetas en diversas zonas de nuestra ciudad.

Pero Sercanarias no sólo tiene la subcontrata del saneamiento, también tiene el traslado de lodos, limpieza de depósitos, cambio de contadores…. En fin, parece ser que la inmensa mayoría de trabajos que el ayuntamiento contrata con Emalsa, los realiza Sercanarias, algo un tanto irregular, bajo mi punto de vista.

Hay que tener en cuenta que todo empieza por Sercanarias, por una opción de compra fallida de una nave, de la que se presenta denuncia en París. Opción de compra que no se culmina y por la que la subcontrata de Emalsa pierde casi 3 millones de euros.

Esta no es la única opción de compra que realiza Sercanarias. Cuando se firma el contrato de alquiler entre Satocan y Emalsa de las actuales oficinas (22 de julio de 2008), Sercanarias firma, ese mismo día, una opción de compra por dichas oficinas.

Y, yo me pregunto: ¿A quién pertenecen actualmente esas oficinas, de las que se paga un alquiler excesivo?; ¿A Satocan o a Sercanarias? Si Satocan continúa siendo el dueño ¿Tenemos aquí otra opción de compra fallida? ¿Tanto dinero mueve Sercanarias como para permitirse dos opciones de compra que no llegan a su fin?

Pero esto no es todo. Como sabrán el contrato de alquiler que se firmó entre Emalsa Y Satocan fue por 90.000 euros mensuales. Ese importe fue rebajado en el mandato de Saavedra y, posteriormente, también se bajó en el mandato de Cardona. Pues bien, amparándose en la opción de compra que se tiene por parte de Sercanarias, los socios privados firman un reconocimiento de deuda, en el que se estipula que, si Emalsa no paga la cantidad firmada en el contrato de alquiler (90.000 euros/mes), Sercanarias asume la diferencia de la renta que finalmente abone Emalsa y el contrato vigente de arrendamiento de 22 de julio de 2008, esto es, noventa mil euros (90.000 euros).

Yo no he leído ese famoso informe pericial, pero por las noticias aparecidas en los medios, parece ser que ha revisado las cuentas de Sercanarias. Me encantaría saber si esa diferencia sobre el precio de alquiler, figura en dichas cuentas y como se justifica.

Ante estos informes, señor Hidalgo: ¿A qué está esperando para tomar las riendas y velar por los intereses de los ciudadanos de Las Palmas de Gran Canaria?

 

*Beatriz Correas es portavoz municipal de Ciudadanos (Cs) en el Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria