Javier Amador (Cs) denuncia que “el tripartito lleva tres años maltratando y jugando con el tejido participativo y asociativo de la ciudad”

 

Las Palmas de Gran Canaria, jueves 26 de abril de 2018. El grupo municipal Ciudadanos (Cs) en el Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria ha manifestado este jueves que “los presupuestos participativos de la ciudad son una auténtica farsa”.

 

Javier Amador, Concejal de Ciudadanos Ayuntamiento de Las Palmas de Gran canaria

Javier Amador, Concejal de Ciudadanos Ayuntamiento de Las Palmas de Gran canaria

Al respecto, el concejal de Cs en el consistorio capitalino, Javier Amador, ha señalado que “es vergonzoso que el concejal de Participación Ciudadana, Sergio Millares (LPGC Puede), se atreva a sacar pecho y presumir cuando solo ha votado un 1,2% de los habitantes del municipio”, y ha lamentado que “la propuesta más votada únicamente cuente con 500 votos”.

 

“Estos datos demuestran que los presupuestos participativos han sido un fracaso total”, ha declarado Amador, quien ha puntualizado que “no es culpa de los vecinos, sino de la desidia del tripartito (PSOE, NC y LPGC Puede)”, y ha mostrado “respeto total a los colectivos y personas que han participado, aunque muchos otros han sido engañados”.

 

En este sentido, el concejal de Cs ha denunciado que “el tripartito lleva tres años maltratando y jugando con el tejido participativo y asociativo del municipio”, por lo que “es indignante que ahora se saquen de la manga unos presupuestos participativos que no son más que propaganda electoral”.

 

Asimismo, desde Ciudadanos han preguntado por “los informes de todas las propuestas eliminadas de la votación por, supuestamente, no ser viables”, y han asegurado que “ha faltado transparencia en este proceso”.

 

Por último, han recalcado que “Ciudadanos cree en la participación de la ciudadanía, pero en una participación de verdad y no en aquella que genera la frustración que ha creado este gobierno municipal”.

 

“El presupuesto ya está hecho y las propuestas ya están sobre la mesa”, por lo que “lo único que se espera es que sean capaces de ejecutar lo acordado”, porque “la participación ciudadana no es un juego”, ha concluido Amador.